Parapente

Parapente

Las corrientes térmicas favorables y un cordón serrano de unos 2.000 metros de altura hacen de este sitio un imperdible para quienes quieran echarse a volar. En la cumbre de las sierras, en las pistas Mirador del Sol y Mirador de los Cóndores, los instructores se preparan para llevar a los viajeros a dar un paseo inolvidable.
Para realizar ‘vuelos de bautismo’ hay que contactar a agentes especializados, quienes proveen los equipos y los conocimientos básicos para el despegue y el aterrizaje, además del traslado desde la Villa de Merlo hacia las pistas. Luego del despegue, el vértigo y la adrenalina ceden lugar a la sensación placentera de un vuelo tranquilo, de aproximadamente 20 minutos, en que los instructores se ocupan de todas las cuestiones técnicas mientras el pasajero va sentado, con las manos libres para tomar fotografías o videos que atestigüen tamaña aventura.


Parapente

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Esta práctica deportiva consiste en planear con una vela especialmente diseñada (parapente) aprovechando las masas de aire ascendentes (térmicas y dinámicas de ladera) tras despegar al correr ladera abajo por la pendiente de montañas.
La Villa de Merlo es especial para la práctica de este deporte, ya que el cordón serrano tiene un promedio de 2000 metros de altura y dos plataformas de despegue. Subiendo por la Ruta Provincial Nº 5 y pasando el Mirador del Sol se encuentran los dos sitios de partida: uno antes de llegar a la finalización de la ruta y el otro una vez que termina el pavimento en el filo de la sierra y despues de recorrer unos 600 metros hasta llegar a la confitería Mirador de los Cóndores.
En ambos casos se realizan vuelos biplazas acompañados por instructores experimentados.

Parapente
Parapente
Parapente
Parapente